Internacionales

Conozca al ultraizquierdista Pedro Castillo, posible nuevo presidente de Perú que dice que en Venezuela hay democracia

Fondo de Valores Inmobiliarios, Empresario, Businessman, Banquero, FVI, Constructor
El juez sitúa al entorno de Puigdemont en Tsunami y lo envía a la Audiencia Nacional

Los resultados de las elecciones presidenciales en Perú han mantenido en vilo a los peruanos y a la comunidad internacional. El ultraizquierdista Pedro Castillo ganaba este jueves por un margen de solo 63.000 votos, de acuerdo al conteo casi definitivo.

¿Quién es Pedro Castillo?

José Pedro Castillo Terrones nació hace 51 años en el distrito de Tacabamba, en la provincia Chota ubicada en Cajamarca. Según información del Jurado Nacional de Elecciones, se inscribió en el partido de izquierdas Perú Libre liderado por Vladimir Cerrón (acusado de corrupción) el 30 de setiembre del 2020, el último día en el que se permitía la inscripción de ciudadanos que querían participar en las elecciones del 2021.

Antes, fue parte del partido Perú Posible, también de izquierda, desde el año 2002, el cual abandonó 15 años después en 2017, cuando la agrupación política perdió su inscripción.

En mayo, la fiscalía abrió una investigación preliminar a Castillo por presunta información falsa en hoja de vida. La investigación se inició por no haber consignado que formaba parte del cuestionado Consorcio Chotano de Inversionistas Emprendedores JOP S.A.C.

Ideología

Perfiles de Castillo lo identifican como un político socialista, populista y hasta conservador. Si bien es profesor de escuela, gran parte de la prensa peruana lo ve como de ultraizquierda, pues ha sido pública la asunción de principios del marxismo-leninismo, claves del partido que lo impulsa.

A pesar de que se autodefine como progresista y no marxista, es cierto que mantiene varios valores de izquierda en temas del gasto público, así como la política exterior.

Algo que identifica su postura ideológica es querer promover una Asamblea Nacional Constituyente, que reemplace a la actual Constitución peruana de 1993. A su juicio, esa Carta Magna, «sirve para defender la corrupción a escala macro».

Llegó a decir en  CNN  que si lo elegían, iba a mantener relaciones con las empresas multinacionales para lograr que «el 70% de las ganancias se quede para el país y se lleven el 30%, no al revés como es hoy».

Sobre Venezuela

El posible nuevo presidente ultraizquierdista del Perú dice que en Venezuela hay un «gobierno democrático», pues existe un Congreso opositor, en referencia a la AN/2015. Esto lo dijo el 7 de abril, en una entrevista con el medio  Exitosa

«En Venezuela hay un gobierno que para nosotros es democrático porque en este momento hay un Congreso de la oposición», dijo.

Sostuvo, además, que son los venezolanos quienes tienen que solventar la crisis, sin tener «injerencia» de terceros.

Vínculos con corrupción

El fundador del partido Perú Libre, Vladimir Cerrón fue sentenciado en el 2019 a tres años y nueve meses de prisión suspendida por los delitos de «negociación incompatible» y «aprovechamiento del cargo».

Pedro Castillo ha dicho que todo se trata de “persecución política” en contra de quien en un momento fue parte de su plancha presidencial.”(Vladimir Cerrón) ha sido condenado, no por corrupción, sino por la corrupción. Cuando alguien del pueblo surge a levantar su voz, ahí sí salimos a decirle corrupto, pero la gran corrupción hoy es constitucional en el país [Pero Vladimir Cerrón ha sido sentenciado por negociación incompatible y aprovechamiento del cargo] Es totalmente político. Es una persecución política”, dijo el 8 de abril en RPP.

Cabe indicar que Vladimir Cerrón era parte de la plancha presidencial de Pedro Castillo como candidato a la segunda vicepresidencia. Sin embargo, el JNE decidió excluirlo de la contienda por la sentencia que el exgobernador tiene vigente.

30 años de escándalos y corrupción El 9 de noviembre de 2020, el Congreso de Perú aprobó la destitución de Martín Vizarra como presidente, bajo el alegato de que el ahora exmandatario recibió sobornos cuando era gobernador en 2014. Nada nuevo bajo el sol en Perú, que desde la época de Alberto Fujimori, ha derivado en seis presidentes acusados de corrupción.

Martín Vizcarra: Por «incapacidad moral», el Congreso de Perú aprobó destituir a Vizcarra luego de un segundo juicio político al que se enfrentó en menos de dos meses. La decisión obtuvo 105 votos a favor, 19 en contra y 4 abstenciones.

27 legisladores aseguraron que Vizcarra recibió 640 000 dólares en sobornos de dos empresas que ganaron la licitación de obras públicas cuando fue gobernador de Moquegua hace seis años.

Pedro Pablo Kuczysnki: presidente entre julio de 2016 y marzo de 2018, no pudo terminar el mandato y renunció antes de ser destituido en un segundo juicio político que llevó a cabo el Congreso. Renunció un día antes y es el primer presidente latino en perder su cargo por el caso de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht. Actualmente cumple prisión preventiva tras haber sido imputado por lavado de dinero e irregularidades ligadas a Odebrecht cuando era ministro de Economía del expresidente Alejandro Toledo, acusado también de corrupción.

Ollanta Humala: ocupó la presidencia entre 2011 y 2016, también fue acusado de estar vinculado a la corrupción detrás de Odebrecht, lavado de activos y asociación ilícita para delinquir. Se encuentra actualmente bajo arresto domiciliario esperando ser enjuiciado.

Alan García: presidente en dos oportunidades: de 1985 a 1990 y de 2006 a 2011. Durante su último mandato fue acusado por corrupción e investigado por el caso Odebrecht, por recibir sobornos en la construcción de un tren para Lima.

«Demuéstrenlo pues, imbéciles», retó en 2018 el exmandatario a quienes lo acusaban de corrupción. García se suicidó de un disparo en la cabeza el 17 de abril de 2019, cuando era visitado por la Fiscalía para notificarle de su detención. «Como en ningún documento se me menciona y ningún indicio ni evidencia me alcanza sólo les queda la especulación o inventar intermediarios. Jamás me vendí y está probado», escribió en Twitter un día antes.

Alejandro Toledo: es uno de los políticos peruanos implicados en la trama Odebrecht y se le acusa de haber aceptado 30 millones de dólares de la constructora, a cambio de favorecerla durante su gobierno, con la concesión de dos tramos de la ruta interocéanica.

Desde 2017, Toledo, que tiene 74 años, ha estado prófugo de la justicia peruana en San Francisco, EEUU. Desde el territorio estadounidense enfrenta un juicio por extradición.

Alberto Fujimori: padre de Keiko Fujimori, gobernó Perú desde 1990 hasta el año 2000. Un mandato marcado por la corrupción y crímenes lo condenaron a 25 años de cárcel. En el año 2000, mientras enfrentaba un proceso de destitución en el Congreso, Fujimori logró huir a Japón, desde donde envió su renuncia por fax, un día antes que la Cámara aprobara por 62 votos en favor, 9 en contra y 2 abstenciones, una moción para declarar la vacancia de su presidencia por «incapacidad moral».

En 2005 fue detenido en Chile y extraditado a Lima. En 2007 fue sometido a un histórico juicio en el que recibió la condena de 25 años de prisión por violación de DDHH, corrupción y creación de «escuadrones de la muerte».

¿Qué ofrece a los peruanos?

El plan de gobierno de Pedro Castillo tiene 77 páginas y a grosso modo, plantea:

— Una nueva Constitución en reemplazo de la que se creó en 1993, durante el primer gobierno de Alberto Fujimori.

— El rol del Estado como un competidor al mismo nivel que las empresas privadas en la que denominan una “Economía popular con mercados”, sin otorgar privilegios en negociaciones a empresas transnacionales.

— “Como medida no descartada frente a no aceptar las nuevas condiciones de negociación, el Estado peruano debe proceder a la nacionalización del yacimiento en cuestión de los sectores mineros, gasíferos, petroleros, hidroenergéticos, comunicaciones, entre otros”, se lee en el plan.

— Derogar la Ley de Reforma Magisterial y la reposición de maestros que fueron despedidos como partes de la aplicación de esta norma.

— En materia de libertad de prensa y expresión, el plan de Pedro Castillo no duda en citar a Vladimir Lenin y Fidel Castro para considerar la necesidad de que el Estado regule al sector de medios de comunicación, incluso a nivel de los contenidos que emiten.

— En cuanto a la lucha contra el coronavirus, creará un consejo de científicos y técnicos en salud pública e investigadores para diseñar medidas para hacer frente a la pandemia.

— Planes de subsidios en los servicios básicos, empleo inmediato y crédito accesible para promover la agricultura y a las PYMES.