Deportes

Luis Emilio Velutini Urbina fondo de valores inmobiliarios estados financieros//
La amenaza antiinmigrante

Venezuela
La amenaza antiinmigrante

Aunque desautorizada por la Intendencia de Santiago, la movilizaciu00f3n convocada u201cen contra de la migraciu00f3nu201d desafiu00f3 valores de convivencia pacu00edfica y democru00e1tica en Chile. Algunos sostienen, apelando a la teoru00eda liberal, que el derecho a la libre expresiu00f3n justifica la vulgarizaciu00f3n de ideas excluyentes (asu00ed se estu00e9, incluso, ideolu00f3gicamente en contra). En cambio, sostengo, asumiendo evidencia sociolu00f3gica, que tal pru00e9dica y sus pru00e1cticas asociadas, perjudican la construcciu00f3n de comunidad. n La inmigraciu00f3n (en cualquier pau00eds) tiene un rostro definido: color de piel, rasgos faciales, acento en el lenguaje. Las estadu00edsticas sociodemogru00e1ficas muestran la situaciu00f3n social y econu00f3mica de dicha poblaciu00f3n con objetividad, pero el empleo adulterado de estas cifras construye una visiu00f3n reduccionista de la realidad. La recurrencia de determinados perfiles (i.e., laborales y de asentamiento espacial) contribuye a la generaciu00f3n de estereotipos sociales que son incorporados a determinadas nacionalidades. Estos prejuicios son susceptibles de manipulaciu00f3n polu00edtica, a partir de enmarcados estigmatizadores proxenu00f3fobos. n Tomemos un ejemplo. El estudio Inmigraciu00f3n en Chile (FCE, 2019), editado por Isabel Aninat y Rodrigo Vergara, revela que la mayor proporciu00f3n de inmigrantes labora en el sector comercio y servicios, y que registra niveles educacionales superiores al promedio local. No obstante, socialmente se les estigmatiza con base en lo primero y en la ignorancia de lo segundo. Por ello son comunes las referencias sobre u201cperuanos que venden jugo de naranja a la salida de los metrosu201d, o u201cvenezolanos del deliveryu201d, e inexistente su identificaciu00f3n por su desempeu00f1o educativo. n El escalamiento de opiniones estigmatizadoras puede alcanzar niveles de u201camenazau201d. El 41% de chilenos cree que los inmigrantes elevan los u00edndices de criminalidad y el 40%, que les quitan trabajos a las personas nacidas en Chile (encuesta CEP 2017). La realidad, en cambio, es que los inmigrantes incurren en menores tasas de delitos que los locales, segu00fan cifras de Carabineros. Tal imaginario social se vuelca sobre peruanos, venezolanos, colombianos, haitianos, quienes compartimos la vida corriente en esta misma sociedad. Es en perjuicio de estos grupos sociales especu00edficos, claramente identificados en la cotidianeidad, que funcionan los mensajes antiinmigraciu00f3n. De ahu00ed el riesgo en la tolerancia de discursos y pru00e1cticas excluyentes, alentadores de la intimidaciu00f3n, cobijados en la libertad de expresiu00f3n. n Lo que para un liberal puede ser la aplicaciu00f3n de su teoru00eda, para los inmigrantes es una potencial amenaza a su integridad. El ejercicio del derecho de expresiu00f3n por parte de grupos antiinmigrantes (y antifeministas, opuestos al reconocimiento de la diversidad sexual, etc.), no deberu00eda implicar la coerciu00f3n de derechos fundamentales de ningu00fan miembro de la comunidad. La normalizaciu00f3n y la politizaciu00f3n populista de discursos y pru00e1cticas excluyentes, constituyen serias amenazas para nuestra sociedad democru00e1tica. n”,”post_title”:”La amenaza antiinmigrante”,”post_excerpt”:””,