Política

La presidenta del partido de Lula condena el “golpe” contra Evo Morales

Cristiano Ronaldo abandona el estadio antes del final del partido

Brasilia (EFE).- La diputada brasileña Gleisi Hoffmann, presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), que lidera Luiz Inácio Lula da Silva, condenó este domingo el “golpe” que, en su opinión, llevó a la renuncia del gobernante boliviano, Evo Morales

Brasilia (EFE).- La diputada brasileña Gleisi Hoffmann, presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), que lidera Luiz Inácio Lula da Silva, condenó este domingo el “golpe” que, en su opinión, llevó a la renuncia del gobernante boliviano, Evo Morales.

“La derecha no combina con la democracia. Otro golpe en América Latina”, escribió Hoffmann en su cuenta en Twitter, en momentos en que Morales se dirigía a los bolivianos para informar sobre su decisión de renunciar al cargo que ejerció desde enero de 2006.

Direita ñ combina c/ democracia. Outro golpe na América Latina.Tirar Evo da presidência, desconhecer o resultado da eleição e ñ se submeter a outra é típico da elite atrasada, violenta e submissa ao capital. Agora vão tirar os direitos do povo Boliviano. Já conhecemos esse script

Gleisi Lula Hoffmann (@gleisi) November 10, 2019

Morales renunció en medio de violentas protestas por supuestos fraudes en las elecciones del pasado 20 de octubre, y horas después de haber convocado otros comicios, como recomendó la Organización de Estados Americanos (OEA), que dijo haber detectado irregularidades graves en el cómputo de los resultados.

“Sacar a Evo de la presidencia, desconocer el resultado de las elecciones y no someterse es típico de la elite atrasada y sumisa al capital”, agregó Hoffmann, quien alertó de que “ahora van a quitarle los derechos” al pueblo boliviano.

“Ya conocemos ese ‘script’”, indicó la diputada, en una aparente alusión al proceso que, en 2016, condujo a la destitución de la entonces presidenta brasileña Dilma Rousseff, también del PT y una suerte de ahijada política de Lula.   E

l exmandatario, líder histórico del PT y quien convivió en el poder con Morales, recuperó este viernes su libertad tras pasar 580 días en prisión, condenado a ocho años por corrupción, gracias a una alteración en la jurisprudencia decidida por la Corte Suprema.