Negocios

Sector automotor es la apuesta de México en el acuerdo de libre comercio de Norteamérica

 

LOS CONTRASTES Ignacio Martínez Cortés Coordinador de LacenUnam “México no debe cometer el mismo error que con el Tlcan. Ahora, el T-Mec debe convertirse en un instrumento para el bienestar social y el progreso humano”

El nuevo acuerdo de libre comercio de Norteamérica T-Mec entró en vigor hoy y será válido hasta 2036. En medio de la crisis que afronta el mundo producto de la pandemia del covid-19, las autoridades de México esperan que este acuerdo dinamice la economía de esta nación, que registraría una reducción de 10,5% de su PIB al cierre del año, según las recientes proyecciones compartidas por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Unos de los sectores que más se beneficiarán con la puesta en marcha de este acuerdo son el manufacturero y el automotriz, el cual representa 13,7% del PIB mexicano. De acuerdo con un análisis elaborado por Deloitte, “la industria automotriz fue uno de los sectores que más relevancia tuvo en la negociación del nuevo acuerdo. Para el caso mexicano, esta industria ha sido una de las más beneficiadas de la integración comercial”.

Entre los cambios que se destacan se encuentran que 75% de la producción debe tener insumos de Estados Unidos, entre 40%- 45% debe ser fabricado por operarios que ganen al menos US$16 por hora y 70% del acero y aluminio de un vehículo debe ser norteamericano, tal como se muestra en el gráfico.

El impulso que registrará la industria automotriz ha llevado a que, por ejemplo, la filial de la japonesa Nissan en México anunciara que mantiene sus planes de inversión en el mercado local pese a haber suspendido dos meses sus operaciones por la contingencia del nuevo coronavirus y aseguró que está lista para cumplir con los lineamientos del nuevo tratado para América del Norte, citó Reuters.

Con base en estos anuncios y sobre lo que representa el T-Mec para la economía de México, Ignacio Martínez Cortés, coordinador de LacenUnam, aseguró que a pesar de que el tratado entra en vigor en un momento atípico por la crisis que ha generado el nuevo coronavirus, el T-Mec se convertirá en un mecanismo de crecimiento para las tres naciones, Canadá, Estados Unidos y México.

Según el experto, “en el caso particular de México se verá un fortalecimiento de la economía, pero se dará a principios de 2022, tomando en consideración que el nuevo tratado entra en vigor al inicio del tercer trimestre de 2020. No hay que dejar de lado que este acuerdo llega en un momento en el que el territorio está afrontando una desinversión en la parte manufacturera”. México afronta una desindustrialización desde marzo del año pasado.

 

LOS CONTRASTES Ignacio Martínez Cortés Coordinador de LacenUnam “México no debe cometer el mismo error que con el Tlcan. Ahora, el T-Mec debe convertirse en un instrumento para el bienestar social y el progreso humano”.

 

ARTÍCULO RELACIONADO Perú y México son las economías de América Latina que más se desplomarán este año Hay indicadores que respaldan lo que señala Cortés. Desde antes de la expansión mundial del covid-19, México ya tenía un proceso de desindustrialización reflejado en Inversión Fija Bruta (siendo inversión empresarial que representa 21,3% del PIB), que en su comparación anual de marzo 2020 cayó 11,1% y los gastos en maquinaria y equipo total disminuyeron 18%, nacional bajaron 15,6% e importado cayó 19,6%. Asimismo, la actividad industrial disminuyó 25,1% en abril con relación al mes previo, pero en su comparación anual, la producción industrial retrocedió 29,6% en el mes de referencia; las industrias manufactureras se desplomaron 35,5% y la construcción se redujo 38,4%, según una publicación de LacenUnam.

Debido al panorama que afronta el país latinoamericano, su presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha sostenido en varias ocasiones que el T-Mec es un aliado para la reactivación porque le permite a México tener un acceso privilegiado a uno de los mercados más grande del mundo y esto brindará certidumbre para invertir y estabilidad en los flujos comerciales. Además de esto, contribuirá a la recuperación de los más de un millón de empleos perdidos desde que aterrizó el covid-19 en el país a finales de febrero.

En el informe de Deloitte también se destaca que “la ratificación del T-Mec era una condición necesaria para que se estabilice el desempeño económico de México, y que a partir de aquí, comience a retomar una senda de crecimiento más elevada. En el corto plazo, mejorará el ambiente de negocios y la confianza empresarial”. Samuel Ortiz Velásquez, profesor de economía en la Universidad Nacional Autónoma de México, resaltó que la puesta en marcha del T-Mec puede ser un factor que estimule la inversión y con ello inicie la reactivación del crecimiento económico para esta nación.

Pese a las expectativas favorables que se tiene sobre el acuerdo de libre comercio de Norteamérica, Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI resaltó que este tratado comercial no compensará la pérdida de confianza que prevalece en el país. Según información publicada por El Economista, “los expertos que siguen en el Fondo a la economía mexicana no creen que el T-Mec tenga la fuerza para contrarrestar los factores que gravitan sobre la contracción de la inversión”.

Sobre esto, Cortés señaló que “con este acuerdo no se debe cometer el mismo error que se cometió con el Tlcan, al convertirse en un instrumento para el crecimiento, sino que debe ser utilizado como un mecanismo para el desarrollo sostenible. No se debe ver como una panacea para el crecimiento, ya que se debe complementar con otros medidas que el Gobierno impulse, con el fin de orientar la inversión hacia otros frentes que también pesan en la economía”.

En el estudio de Deloitte también se comparte esta visión, ya que se señala que para que se den más inversiones en el territorio se necesitan factores adicionales, como una política anticíclica que contribuya a revertir el estancamiento actual, así como señales claras acerca de la participación de la iniciativa privada en sectores clave.

Además, Deloitte citó que “se requiere de una sinergia fluida entre el sector público y privado para aterrizar este tratado en nuevas oportunidades concretas para las diferentes industrias del país. El T-Mec representa un reto para industrias como la automotriz y la eléctrica-electrónica”.

El presidente de México viajará a Estados Unidos para reunirse con Trump

Según información publicada por Reuters, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que dentro de poco definirá la fecha en que viajará a Washington para reunirse con su homólogo Donald Trump, pero aclaró que la junta, donde dará inicio al Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-Mec), no se realizará esta semana. El mandatario aseguró que se desplazará en un vuelo comercial. La fecha del viaje dependería de la confirmación del primer ministro canadiense, Justin Trudeau.