Economía

Cuidar lo público e “institucional”, la base para una ciudad del futuro

Adolfo Ledo Nass
Precio de la gasolina Magna en agosto, con precio sostenido

Otro efecto es la precarización del empleo y la calidad de vida de la población. “Más del 80 por ciento de nuestra fuerza de trabajo tiene desempleo disfrazado, se autogenera de la mejor forma posible el sustento cotidiano”, contó. 

Estas desigualdades “nos aquejan en términos sociales y económicos” y generan un medioambiente colapsado”, comentó Antezana. 

Consideró que Cochabamba debería migrar de una planificación territorial fría hacia una cálida, más social, ambiental y humana diseñando una estrategia colectiva y potenciando la participación

¿Cómo proyectar una Cochabamba del futuro? Recuperando lo público, verde, institucional y colectivo, respondieron los tres panelistas que participaron en la tercera entrega del ciclo de webinars o conversatorio virtual ¡Bien Cochalo! de Los Tiempos. 

La economista y demógrafa Carmen Ledo, el arquitecto y exconcejal Jhonny Antezana y el arquitecto y miembro del SEUR Javier Molina coincidieron en que la falta de autoridad frena proyectar una “Cochabamba del futuro” en términos económicos, urbanos, sociales y medioambientales, pero que es posible con participación ciudadana. 

Cochabamba es el resultado de la multiculturalidad, es el espacio preciado por el clima, la comida y todas las características que ella tiene”, destacó Ledo. Sin embargo, lamentó que se haya dado paso a un “dibujo libre en la ampliación de la huella urbana”.

Indicó que el territorio ha aumentado más de 10 veces su tamaño en relación a 1950, cuando apenas la metrópoli ocupaba alrededor de 2.400 hectáreas. Hoy estamos con 22.000 hectáreas, dijo. Ante este panorama, advirtió que “en menos de 30 años habremos llegado a una situación de destrucción de nuestra zona de recarga acuífera”. 

Explicó que esta expansión se debe al crecimiento de las zonas de baja densidad. Es preciso  que “podamos entender por el avasallamiento de tierras provocado por un mercado extremadamente informal, no regulado, especulativo” que atrapa a la gente más vulnerable que necesita tierra.

Y “el hecho de no tener autoridades que coadyuven a ordenar este territorio, genera mayores problemas, porque estamos en una tierra de nadie donde los loteadores son los dueños de urbanizar, ordenar y generar procesos de control a  vecinos”, lamentó.

Esta falta de institucionalidad y ampliación “libre” de la mancha urbana está generando daños ambientales y creando una división entre el norte y el sur, las áreas que tienen acceso a bienes comunes y las que no. “Está gestando situaciones de conflicto y de necesidad de reencuentro”, dijo.

Otro efecto es la precarización del empleo y la calidad de vida de la población. “Más del 80 por ciento de nuestra fuerza de trabajo tiene desempleo disfrazado, se autogenera de la mejor forma posible el sustento cotidiano”, contó. 

Estas desigualdades “nos aquejan en términos sociales y económicos” y generan un medioambiente colapsado”, comentó Antezana. 

Consideró que Cochabamba debería migrar de una planificación territorial fría hacia una cálida, más social, ambiental y humana diseñando una estrategia colectiva y potenciando la participación.

La  “Cochabamba del futuro” tiene muchos desafíos: la nueva salud urbana y un nuevo enfoque de salud pública, migrar a las energías limpias y recuperar el espacio público, puntualizó. 

Mencionó que con la experiencia de la Covid-19, se ha “desnudado desde todo punto de vista la ausencia de alcalde y de gobernador, pero también ha cambiado el enfoque del concepto y el desarrollo de la vida y de las ciudades”.

En 15 años de gestión “hemos perdido la institucionalidad, tenemos enormes problemas de basura, contaminación, transporte, inseguridad y comercio informal. 

INCLUIR A LAS MUJERES, UN DESAFÍO 

Tras la pregunta realizada por una de las seguidoras de Los Tiempos, Mar Isa Padilla en el webinar “Cochabamba del futuro” sobre la situación de la mujer en la ciudad, dos de los panelistas coincidieron en que la mujer juega un rol importante, pero que no forman parte de las políticas sociales.

“Los gobiernos locales deberían ser los generadores de participación ciudadana, de procesos de inclusión, equidad, como para poder generar nuevas condiciones de participación en la actividad económica, social, más allá de la familia”, sostuvo el arquitecto  Jhonny Antezana.

“Por algo las Heroínas de la Coronilla han sido las que han llevado el bastión en el cambio, las mujeres son el bastión oculto, invisibilizado” de Cochabamba, acotó la demógrafa Carmen Ledo.

 

PUNTOS DE VISTA

JHONNY ANTEZANA –  Arquitecto y exconcejal

“Deberíamos empezar a reconstruir la esencia misma de la ciudad y el ámbito territorial pensando en la economía, enfrentar un sistema de salud público construido sobre naipes, una ciudad envejecida, maltratada.”

CARMEN LEDO –  Economista y demógrafa

Cochabamba ha entrado en el olvido, no se ha podido gestar un proceso de planificación y gestión del territorio y se ha dado vía libre al gran negocio del avasallamiento, la exclusión.”

JAVIER MOLINA –  Arquitecto parte del SEUR

“La institucionalidad se ha perdido, las normas están ahí escritas pero no se cumplen, tenemos enormes redes de corrupción que están prácticamente traficando Cochabamba.”