Economía

Volvió el cepo kirchnerista a la Argentina del demérito

A continuación, la desgrabación de sus principales conceptos:

Ayer amanecimos con un Presidente de la Nación que dijo: “Lo que nos hace evolucionar o crecer no es el mérito”. Como si la palabra “mérito” fuera un activo de Juntos por el Cambio, jugando con la idea de meritocracia como concepto. La Real Academia Española dice que mérito es “la acción o conducta que hace una persona digna de un premio o alabanza”. ¿Por qué no queremos el mérito en la República Argentina? ¿Será porque el mérito de Lázaro Báez es estar ahora en su casa, habiéndose convertido en un empresario bancario que se quedó y llegó a tener $2750 millones y casi el 10% del territorio de la provincia? Porque el mérito ahí no fue el esfuerzo, sino que fueron los acuerdos y los contratos públicos. El presidente Alberto Fernández dijo que “el más tonto de los ricos tiene muchas más posibilidades que el más inteligente de los pobres”. ¿Será por eso que en nuestro país se abren los casinos y se cierran las escuelas? ¿Será por eso que hay protocolos en todo el mundo para empezar a volver de a poco a la educación, donde los más pobres son los que la necesitan y no lo más ricos que todavía la tienen?

Dólar. Por la crisis de reservas, endurecen el cepo y llevan la cotización a $131

El Presidente después de estas dos afirmaciones, dijo: “No pienso en contra de nadie”. En un contexto de un país que está cada vez más signado por una división. Un país en el cual el mérito debería ser un valor. Un país en el cual la educación debería ser un valor. Un país en el cual el Ministro de Trabajo dijo en la cara de todos los argentinos: “Yo no veo una situación particular de la Argentina que provoque la salida de las empresas, sino que son decisiones empresariales”. No son palabras de un analista o panelista de televisión, son palabras del ministro Claudio Moroni. ¿Será que en el país del demérito está bien no decir la verdad? ¿Acaso no saben que la salida de Latam, que dejó a 1650 familias en la calle, tocó cuatro veces la puerta del mismo ministerio que ahora se entera de esto y le pidió reglas que después le dieron a Aerolíneas Argentinas para un pago que fue de emergencia en un contexto de pandemia, donde atribuyeron que se podía pagar el 50% de los salarios para mantener la continuidad de una compañía, que era la competidora de Aerolíneas, y que le dijeron que eso no era una medida viable en la Argentina y después se la dieron a la semana a un competidor estatal? ¿Será por eso que en el país del demérito quien lidera el gremio del sector aerocomercial es juez y parte dentro del sector aerocomercial y nunca quiso que haya competencia? ¿Será en el país del demérito donde Falabella se va? ¿Dicen que es una decisión empresarial? Saben que estaban trabadas las importaciones y que había vuelto la discrecionalidad para una empresa que tiene importaciones y que había que levantar el teléfono de aquellos actores relevantes en el mundo del lobby. Y que también vuelve a aparecer algo que ya vivimos en la Argentina y es: “a vos sí te dejo importar y a vos no”, y que en el mundo textil, de la indumentaria, de la moda, todos saben que no es lo mismo frenar siete meses como hacía un exsecretario porque pasaba la temporada y llegaba la ropa de invierno en verano. ¿Se sorprenden que se vaya Falabella? ¿Se sorprenden que se queden en otras economías de América Latina, donde va a caer igual o un poquito menos la economía que en la Argentina, pero donde la estabilidad y el marco jurídico tiene cierta previsibilidad? ¿Por qué se van las empresas? Se van porque ven el ranking de competitividad, y hablo de un problema estructural, sistemático del país, porque el último dato del IMD es de 2019 y ubica a la Argentina en el puesto 62 en términos de competitividad de 63 países que se habían mostrado. Es un problema estructural que tiene nuevas causas

A continuación, la desgrabación de sus principales conceptos:

Ayer amanecimos con un Presidente de la Nación que dijo: “Lo que nos hace evolucionar o crecer no es el mérito”. Como si la palabra “mérito” fuera un activo de Juntos por el Cambio, jugando con la idea de meritocracia como concepto. La Real Academia Española dice que mérito es “la acción o conducta que hace una persona digna de un premio o alabanza”. ¿Por qué no queremos el mérito en la República Argentina? ¿Será porque el mérito de Lázaro Báez es estar ahora en su casa, habiéndose convertido en un empresario bancario que se quedó y llegó a tener $2750 millones y casi el 10% del territorio de la provincia? Porque el mérito ahí no fue el esfuerzo, sino que fueron los acuerdos y los contratos públicos. El presidente Alberto Fernández dijo que “el más tonto de los ricos tiene muchas más posibilidades que el más inteligente de los pobres”. ¿Será por eso que en nuestro país se abren los casinos y se cierran las escuelas? ¿Será por eso que hay protocolos en todo el mundo para empezar a volver de a poco a la educación, donde los más pobres son los que la necesitan y no lo más ricos que todavía la tienen?

Dólar. Por la crisis de reservas, endurecen el cepo y llevan la cotización a $131

El Presidente después de estas dos afirmaciones, dijo: “No pienso en contra de nadie”. En un contexto de un país que está cada vez más signado por una división. Un país en el cual el mérito debería ser un valor. Un país en el cual la educación debería ser un valor. Un país en el cual el Ministro de Trabajo dijo en la cara de todos los argentinos: “Yo no veo una situación particular de la Argentina que provoque la salida de las empresas, sino que son decisiones empresariales”. No son palabras de un analista o panelista de televisión, son palabras del ministro Claudio Moroni. ¿Será que en el país del demérito está bien no decir la verdad? ¿Acaso no saben que la salida de Latam, que dejó a 1650 familias en la calle, tocó cuatro veces la puerta del mismo ministerio que ahora se entera de esto y le pidió reglas que después le dieron a Aerolíneas Argentinas para un pago que fue de emergencia en un contexto de pandemia, donde atribuyeron que se podía pagar el 50% de los salarios para mantener la continuidad de una compañía, que era la competidora de Aerolíneas, y que le dijeron que eso no era una medida viable en la Argentina y después se la dieron a la semana a un competidor estatal? ¿Será por eso que en el país del demérito quien lidera el gremio del sector aerocomercial es juez y parte dentro del sector aerocomercial y nunca quiso que haya competencia? ¿Será en el país del demérito donde Falabella se va? ¿Dicen que es una decisión empresarial? Saben que estaban trabadas las importaciones y que había vuelto la discrecionalidad para una empresa que tiene importaciones y que había que levantar el teléfono de aquellos actores relevantes en el mundo del lobby. Y que también vuelve a aparecer algo que ya vivimos en la Argentina y es: “a vos sí te dejo importar y a vos no”, y que en el mundo textil, de la indumentaria, de la moda, todos saben que no es lo mismo frenar siete meses como hacía un exsecretario porque pasaba la temporada y llegaba la ropa de invierno en verano. ¿Se sorprenden que se vaya Falabella? ¿Se sorprenden que se queden en otras economías de América Latina, donde va a caer igual o un poquito menos la economía que en la Argentina, pero donde la estabilidad y el marco jurídico tiene cierta previsibilidad? ¿Por qué se van las empresas? Se van porque ven el ranking de competitividad, y hablo de un problema estructural, sistemático del país, porque el último dato del IMD es de 2019 y ubica a la Argentina en el puesto 62 en términos de competitividad de 63 países que se habían mostrado. Es un problema estructural que tiene nuevas causas.

Dólar AFIP. Cómo impacta en los gastos con tarjeta, qué servicios alcanza y cómo será el reintegro del 35%

¿Será en el país del demérito donde un día un ministro dice una cosa y al día siguiente se hace otra? ¿Donde un día buscás el archivo de hace tres meses de un funcionario de hoy y decía todo lo contrario a lo que está llevando adelante? ¿Será por eso que hoy, si vos tenés la capacidad de ahorro y de comprar dólares, te van a cobrar un tributo? El impuesto PAIS en nueve meses recaudó 89 mil millones de pesos. Ahora, con esta medida, se estima que recaudarán casi lo mismo o un 40% menos, adicional digo, que esos 89 mil millones. ¿Qué es lo que viene en esta economía del demérito? Viene un cepo cada vez más grande con una probabilidad de éxito muy baja, porque cada vez que el cepo se amplía, lo que se restringe es la llegada de dólares, no solo la salida. Cada vez que no hay oferta de dólares en la clase media argentina, lo que pasa es que se guardan debajo del colchón, en una caja fuerte o salen del sistema. Y como decía correctamente el ministro de Economía, “aumentar el cepo es aguantar la economía”, es ponerle un dique de contención que siempre encuentra una especie de grajea por la cual se escapa el agua. Lo que viene es que se van a cruzar los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) de miles de cuentas, se van a cruzar las declaraciones, respecto de propiedades en Uruguay, porque se ve la cantidad de argentinos que están pidiendo su ciudadanía uruguaya. Es cierto, es un segmento medio o alto, pero hay un ritmo creciente. Va a aumentar la presión tributaria en un país en el cual la recaudación, la letra chica del presupuesto que se envió este martes, tiene un aumento de recaudación por encima del crecimiento del país. ¿Cómo la van a aumentar? Fiscalizando algunas compañías que tienen sede en el exterior y también otras que hicieron planificación tributaria, según datos de la AFIP, de manera incorrecta. A Uruguay ya lo están mirando con más atención. Si cambiás las reglas del juego y ponés arbitrajes como los que hubo durante la gestión de Cristina Kirchner, siempre entran grietas. Pero no las de 47 a 41, sino grietas de discrecionalidad donde los amigos del poder tienen la ventaja de acceder a los productos y dólares que necesitan. Si eso es transparente, no hay discrecionalidad. Si no hay discrecionalidad, hay menos propensión a la corrupción. ¿Quién va a traer dólares a un país que limita el acceso a los dólares? Si no te van a dejar tenerlos, ¿para qué vas a traerlos al país? ¿Quién va a poner dólares en el mercado inmobiliario? Eso se intentó pesificar de hecho durante la gestión de Cristina y el ministerio de Axel Kicillof, y no se logró con imposición porque la cultura argentina tiene en su memoria que se eliminaron trece ceros de nuestra moneda y que no tenés moneda, tenés un papel. Las medidas que se tomaron ayer son directamente anacrónicas. La historia muestra cómo termina. ¿Tenía otra salida el gobierno nacional? Sí, había otras: tratar de aumentar la oferta, la inversión, dar previsibilidad; tratar de buscar, en un contexto de grieta, unificar, no castigar al que le va bien y tratar de premiarlo, incentivar un marco jurídico estable, decir que la Argentina va a honrar sus deudas con los que les prestaron la plata. Decir, como hizo bien Guzmán, que no había que ir a un default. ¿Postergás tres años? ¿Quién viene después? ¿O acaso no somos los mismos argentinos los que vamos a seguir viviendo, gane Macri, Cristina, el norte o el sur? ¿Postergás tres años y qué ganás? Aire para el gobierno actual, pero el que viene después, ¿a qué va a jugar? La prohibición y restricción como medidas solo sirven como placebos de corto plazo. Como la doble indemnización, la prohibición de despidos, ¿a qué te lleva? A que Falabella, por ejemplo, en lugar de reducir cierra los locales. Es más fácil. Y no digan que no les avisaron, que todo es lo mismo, que son decisiones empresariales, porque eso, señor Presidente, no tiene ningún mérito.

Por: José Del Rio Conforme a los criterios de

Más información ADEMÁS Cantando 2020: inesperado “posible romance” dejó a todos sin palabras Cantando 2020: Nacha Guevara confundió al compañero de Charlotte Caniggia con Maluma “Cepo total”, la drástica medida que Juan Carlos De Pablo le sugiere al Gobierno Restricciones al dólar: para Martín Redrado, la medida “castiga a justos por pecadores” ¿Te gustó esta nota?