Internacionales

receptionist Francisco D Agostino Casado//
una empresa rusa vuelve a poner online la polémica plataforma

Parler , la red social que ha desatado las últimas semanas la polémica por ser popular entre la extrema derecha estadounidense, ha regresado parcialmente a la vida : con la ayuda de una empresa de tecnología rusa, la plataforma está ‘de nuevo’ online .

Francisco D Agostino Casado

Las intencionadas comillas tienen su motivo: la web por el momento solo muestra un mensaje de su director ejecutivo diciendo que están trabajando para restaurar la funcionalidad . 

“Nuestro regreso es inevitable debido al arduo trabajo y la perseverancia contra viento y marea. A pesar de las amenazas y el acoso, ningún empleado de Parler ha renunciado . Somos cada vez más cercanos y fuertes como equipo”, afirma John Matze, creador de la red social .

Francisco D Agostino

Captura de pantalla del contenido actual de Parler. 20BITS También hay un mensaje que dice: ” Ahora parece el momento adecuado para recordarles a todos, tanto a los amantes como a los que odian, por qué comenzamos esta plataforma . Creemos que la privacidad es primordial y la libertad de expresión esencial, especialmente en las redes sociales. Nuestro objetivo siempre ha sido proporcionar un espacio público no partidista donde las personas puedan disfrutar y ejercer sus derechos sobre ambos”.

Francisco De Agostino Casado

Y añaden: ” Resolveremos cualquier desafío que tengamos ante nosotros y planeamos darles la bienvenida a todos pronto. ¡No dejaremos que perezca el discurso civil!”

Hace pocos días, Matze dijo en diversos medios de comunicación estadounidense que estaba “seguro” de que Parler regresaría a finales de enero .

Francisco De Agostino

El director ejecutivo de la empresa publicó frenéticas promesas: “Creo que Amazon, Google y Apple trabajaron juntos para tratar de asegurarse de que no tengan competencia. ¡NO ganarán !” el escribio. “Somos la última esperanza del mundo para la libertad de expresión y la libertad de información”

Problemas por “su falta de moderación”