Deportes

Elecciones en Perú: el domingo la opción es acercamiento a Maduro y Cuba o la prosperidad

 

Continúe leyendo  en El Nuevo Herald

Por Confirmado Patricia Villegas

En el marco de una crisis económica, moral, de seguridad y sanitaria 34 millones de peruanos elegirán el domingo 11 de abril entre 18 candidatos a su líder para los próximos cinco años, justo en las fechas que el país celebra el bicentenario de su independencia.

 

Todo indica que estas elecciones serán una batalla entre la izquierda, que puede dar un viraje radical al país, y el centro derecha que propone mantener una economía de libre mercado con muchos defectos, es cierto, pero con amplia libertad para todos.

 

“Por primera vez en la historia del Perú se realizará la quinta elección consecutiva en la que va a elegirse a congresistas y presidente de la república en un solo acto”, comentó el periodista Justo Linares, el usuario más antiguo (1948) de la Biblioteca Nacional del Perú.

 

“Desde el 2001 hasta nuestros días, el pueblo ha elegido a sus gobernantes y los militares han respetado la voz de las urnas. Este es el clima en que vivimos para esta contienda electoral”.

 

Muchos plantean estas elecciones en el Perú como la posibilidad de mantener el mismo sistema de libertades que se goza en nuestros días y darle un rostro más humano al manejo de la economía.

 

En este sentido, los candidatos Rafael López Aliaga, de Renovación Popular; Hernando de Soto, de Avanza País; y Alberto Beingolea, del Partido Popular Cristiano, son los que mejor han sabido transmitir sus propuestas de afinar lo que tanto ha logrado el Perú en las últimas décadas.

 

En el otro extremo han aparecido nuevas organizaciones y Verónika Mendoza, de Juntos por el Perú, aparece con posibilidades. Su victoria movería todo el espectro político del Perú hacia la izquierda y sería muy fraternal con Cuba, Venezuela y Nicaragua.

 

El utraizquierdista partido Podemos de España le ha proporcionado a una de sus estrategas para el manejo de la campaña de Mendoza.

 

El profesor Pedro Castillo, de Perú Libre, también de la misma tendencia que Mendoza, ha conseguido un respaldo importante gracias a algunos matices como críticas a Maduro y remarca los graves daños que ha hecho en el Perú un reducido sector de migrantes venezolanos enrolados en la delincuencia.

 

En el Perú nadie duda que Maduro, en una decisión diabólica, abrió las cárceles al igual que Fidel Castro en el Marielazo de 1980 con el objetivo de limpiar su territorio de gente indeseable, descongestionar las prisiones, ahorrarse todo el gasto que demanda mantener esa población, y de paso dañar al exilio de una manera irreparable.

 

Continúe leyendo  en El Nuevo Herald

Por Confirmado Patricia Villegas