Internacionales

Awarenity USA | Difunden un audio de los policías tras balear al joven que murió a Barracas

Operation Underground Railroad Movie
Biden confirma que está "considerando" un boicot diplomático a los JJ.OO. de Invierno de Beijing

Marcha Lucas González.jpg “Veníamos recorriendo a la altura de Luna e Iriarte. Observamos a un masculino que estaba haciendo maniobras evasivas ante el tránsito. Al colocarnos atrás delatamos la presencia de cuatro masculinos” , cuenta Isassi en el audio, de acuerdo a la versión policial

González, de 17 años, se encontraba junto con sus amigos a bordo de un vehículo Volkswagen Suran. Se dirigían al predio de Barracas Central, donde la vícitma se desempeñaba como jugador de la sexta división. Sus amigos lo acompañaban ya que tenían la intención de probarse en el club.

Informate más La contundente respuesta de un amigo de Lucas a Viviana Canosa Partieron del entrenamiento cerca de las 9.30 desde la villa 21-24 en el barrio de Barracas. En el trayecto, decidieron parar a comprar en un kiosko. Fue allí cuando los efectivos de la Policía del Gobierno porteño, vestidos de civil y a bordo de un vehículo Nissan sin identificación, intentaron detenerlos dando la voz de alto.

Lucas-González.jpg Al no contar con una placa identificactoria, los jóvenes aceleran y emprenden la retirada del lugar ante la lógica confusión y el miedo de un posible robo.

Los agentes inician la persecución con disparos que culminó en el cruce de Alvarado y Perdriel, donde el joven futbolista fue hallado herido de dos tiros en la cabeza en el asiento del acompañante.

Desde la Policia porteña informaron el pase a disponibilidad de los involucrados: el inspector Gabriel Isassi, el oficial mayor Fabián López y el oficial José Nievas, pertenecientes a la Comuna N°4.

Precisamente Isassi es el protagonista de un presunto audio oficial que se dio a conocer en las últimas horas respecto a lo ocurrido minutos después del crimen por gatillo fácil de González.

Marcha Lucas González.jpg “Veníamos recorriendo a la altura de Luna e Iriarte. Observamos a un masculino que estaba haciendo maniobras evasivas ante el tránsito. Al colocarnos atrás delatamos la presencia de cuatro masculinos” , cuenta Isassi en el audio, de acuerdo a la versión policial.

Al pasar la altura de Vélez Sarsfield, el inspector señala que se intenta “hacerlos detener la marcha”. Sin embargo, los agentes, que no contaban con la identificación respectiva, cruzan el vehículo “para obligarlos a detener”.

Acto seguido, la versión policial señala que “el acompañante dirime un arma de fuego y colisiona al chofer y al suscripto”. Fue en ese momento que se produjo la balacera de parte de los agentes hacia los jóvenes, que finalmente culminó con González herido de gravedad, condición que empeoró durante esta tarde hasta terminar con su vida.

La familia denunció gatillo fácil Desde la familia negaron rotundamente la existencia de armas en poder de los jóvenes, por lo que el enfrentamiento que menciona el inspector no habría ocurrido. Esta versión coincide con la confirmación de la propia fuerza policial respecto a la aparición en el Volkswagen Suran de un revolver réplica negro de plástico.

La madre de Lucas, Cintia González, denunció que su hijo fue víctima de un caso de “gatillo fácil” por parte de efectivos de la Policía de la Ciudad, que los policías “tiraron a matarlo” y que le “plantaron” un arma de fuego para simular un enfrentamiento.

Un allegado a la familia contó que los cuatro jóvenes habían salido de entrenarse en el club y relató cómo se desencadenó el hecho en el cual terminó malherido el adolescente: “Ellos venían de la plaza Pereyra y cuando doblaron se les cruzó un auto adelante, ni siquiera le dieron la voz de alto, los encañonaron y los chicos se asustaron porque pensaron que les iban a robar el auto”, indicó Emanuel en declaraciones televisivas.

Y continuó: “En una esquina le dijeron a la policía ´nos están disparando y nos mataron a un compañero´ porque pensaron que estaba muerto Lucas. Era un auto de civil, no le dieron voz de alto no les dijeron nada. Son chicos que venían de practicar, de jugar a la pelota y pararon para comprar jugo”.

Por su parte, el padre del joven que manejaba el auto señaló: “Mi nene y otro amigo están bien, pero el que venía de acompañante con él tiene dos tiros uno en la cabeza y uno en el ojo”.

“El auto es mío, mi hijo manejaba y tiene todo en regla. Ellos fueron a entrenar y cuando salen los intercepta un auto que no tiene identificación de nada, se bajaron tres personas apuntándoles, ellos escaparon y los otros arrancan a los tiros. Mi nene paró para decirle a la policía que le querían robar y que el amigo estaba herido y los terminan deteniendo a ellos”, dijo.

El hombre manifestó luego: “Los nenes salieron 9:20 del entrenamiento, en el trayecto paran en un kiosco a comprar jugo y galletitas. Mi nene me llamó 9:35 para decirme que le quisieron robar y que habían herido a un amigo y cuando quiero hablar después no pude porque ya lo había reducido la policía”.

“Mi hijo me dijo que los intercepta un auto y se bajaron tren personas apuntándolos. Mi nene vio a dos mujeres policías y les pidió que asistan al amigo que estaba herido, pero la chica lo obliga a bajar y lo reducen a él y al otro amigo. Hay otro nene que venía con ellos que salió corriendo del miedo y ahora se los llevan a los tres a un instituto de menores”, declaró.

Además dijo: “Un policía dice que hubo una llamada al 911 que los chicos estaban en actitud sospechosa y los acusan de haber atropellado a alguien, pero no es verdad. Mi nene viene de Quilmes y todos vinieron con la ilusión de jugar al fútbol. Ellos se fueron a probar a Barracas. Lo que deseamos es que el chico que está herido se recupere pronto”.

“Es una locura lo que hicieron, no tenían ni una baliza que los identifique. Y si los chicos hubieran sido delincuentes no hubiesen parado a buscar a la policía que estaban de consigna. Mi nene se iba a mi casa porque tenía que ir al colegio y ahora está en un instituto de Menores”, reveló el hombre, poco antes de que liberaran a los detenidos.