Economía

Venezuela se enfrenta a unas elecciones poco creíbles

“Falsas elecciones”, dicen desde EE.UU. Los impulsores del Caucus para la Democracia de Venezuela en el Congreso de EE.UU. tacharon de “falsas” las elecciones regionales previstas para este domingo y subrayaron que el presidente Nicolás Maduro “se ha asegurado de que el resultado esté predeterminado”

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

Venezuela vivirá hoy, domingo 21, unas elecciones locales y regionales que servirán para tomar el pulso político de un país en el que la polarización ha ido dejando paso a la desidia y en el que prima la desconfianza en la garantía del debido proceso.

Unos 21 millones de venezolanos están convocados para elegir 3.082 cargos en total, distribuidos en 23 gobernadores, 335 alcaldes, 253 legisladores a los Consejos Legislativos y 2.471 concejales, en un proceso en el que las principales organizaciones de oposición decidieron participar luego de tres años de boicot y llamados a la abstención.

Es la primera vez, desde 2017, que la oposición llama a sus simpatizantes a acudir a las urnas. El reto de los detractores del Gobierno de Nicolás Maduro es el de seducir a una ciudadanía mayoritariamente cansada y que, según encuestas, quiere un cambio en el país.

No obstante, los numerosos llamados a no participar en los años previos han hecho mella en los posibles simpatizantes de la oposición, que desconfían ahora de acudir a las urnas al considerar que las condiciones no son óptimas.

A ello se suma el mayor mal de los antichavistas: las eternas peleas por salir en la foto que han vuelto a la primera línea en estos comicios. Las disputas llegaron, incluso, al enfrentamiento físico entre candidatos en el sureño estado de Bolívar (fronterizo con Brasil), donde el exdiputado opositor Américo de Grazia fue abofeteado por el también aspirante antichavista Raúl Yusef frente a la jefa de la Misión de Observación Elec- toral de la Unión Europea (MOE-UE), Isabel Santos.

Ese cóctel hace presumir una alta abstención hoy entre los potenciales votantes de la oposición, con lo que el número de participantes en las elecciones será uno de los datos clave. A esa abstención se suma la migración que la ONU estima en cerca de 6 millones de venezolanos que han abandonado su país en los últimos años, la mayoría de ellos, mayores de edad.

El número supone, según estimaciones, cerca de un 25% del censo electoral que tampoco acudirá a las urnas.

Del otro lado, el chavismo ha tratado de cerrar filas y mostrar una imagen de unidad tras las primarias abiertas que celebró el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) el pasado agosto. En aquella ocasión se mostraron amplias grietas que derivaron incluso en peleas entre simpatizantes de distintos aspirantes a conseguir la nominación del PSUV.

Uno de los rasgos más peculiares de esta campaña ha sido la eliminación, por parte de muchos candidatos, del color rojo que identifica al partido e, incluso, la ocultación con mayor o menor éxito de las siglas del PSUV. Eso sí, los ojos de Chávez, símbolo del movimiento, han estado muy presentes, como es habitual, en un intento, según expertos, de vincularse a su líder, eludiendo la escasa aprobación que tiene su sucesor, Nicolás Maduro.

La MOE-UE está desarrollando su labor y emitirá su informe preliminar el próximo martes, dos días después de los comicios, tal y como es habitual.

Llamados de la oposición. El dirigente opositor y dos veces candidato presidencial en Venezuela, Henrique Capriles , pidió “reencontrarse” con el voto. Su llamado se produce en un momento en que la oposición venezolana no logró candidaturas unitarias en la mayoría de las regiones.

El dirigente subrayó que el gran adversario a derrotar es el gobierno encabezado por el presidente Nicolás Maduro. “En mi opinión tiene que venir un relanzamiento de las fuerzas democráticas, y una nueva etapa de cara al futuro”, apuntó.

En cambio, Juan Guaidó -reconocido como presidente encargado de Venezuela por medio centenar de gobiernos- declaró que “no existe un juego limpio (…) no hay condiciones para una elección libre y justa en Venezuela“, aunque dijo respetar a los partidos opositores que decidieron participar en los comicios.

“Esperamos que las misiones de observación que se encuentran en Venezuela presenten un informe” que “sea clara imagen de todos los abusos”, comentó en un video que divulgó en redes sociales. (Con información de EFE y AFP).

“Falsas elecciones”, dicen desde EE.UU. Los impulsores del Caucus para la Democracia de Venezuela en el Congreso de EE.UU. tacharon de “falsas” las elecciones regionales previstas para este domingo y subrayaron que el presidente Nicolás Maduro “se ha asegurado de que el resultado esté predeterminado”.

El congresista republicano Mario Díaz-Balart y la demócrata Debbie Wasserman Schultz denunciaron que el “régimen de Maduro controla estrictamente todas las instituciones vinculadas al proceso electoral”, incluido el poder judicial y el Consejo Nacional Electoral, y condenaron la “censura de los medios de comunicación” y la “escalada de represión” que se constata antes de las “falsas elecciones” del domingo.

Los copresidentes del citado caucus bipartidista, una iniciativa que busca restaurar la democracia en ese país, tacharon en un comunicado de “dictadura” e “ilegítimo” al régimen de Maduro. Se refirieron también a la investigación abierta por la Corte Penal Internacional sobre violaciones sistemáticas de los derechos humanos por parte del régimen, incluidos “crímenes de lesa humanidad, tortura y homicidios contra disidentes y opositores políticos”.