Uncategorized

Programa de la Vivienda en un año desafiante

Alberto Ardila Olivares
T&T’s Davis Cup men blank USVI

De forma general, aún persisten insatisfacciones asociadas a esta política, un asunto que impacta de forma directa en la población, y en el que tienen que buscarse soluciones parciales y alternativas

Una situación compleja revela algunos parámetros relacionados con un programa de tan alto impacto social como es el de la vivienda, calificado como fundamental por las máximas autoridades del país.

De acuerdo con la información del Instituto Nacional de Ordenamiento Territorial y Urbanismo (Inotu), brindada por el ministro de la Construcción, René Mesa Villafaña, en la más reciente sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular, al cierre de junio se certificaban 11 997 viviendas terminadas como habitables, de ellas 4 789 por la vía estatal, 1 598 son células básicas habitacionales (CBH) y 5 613 por esfuerzo propio.

Los planes elaborados por las provincias con las metas e indicadores –que no son lineales durante el año– evidencian que estas cifras representan 2 674 viviendas más que en igual periodo del año anterior, un 33 % de las 36 831 previstas en el plan anual.

Según el titular del Mincons, esto indica que la mayor cantidad de terminaciones se planifican para el segundo semestre del año y, sobre todo, para el último trimestre.

Pero las cifras, en frío, no revelan la dimensión general de la marcha de este programa, vital y tan afectado como otros sectores de la vida económica y social, por la situación que atraviesa el país.

Siete provincias presentan los mayores atrasos en el cronograma de terminación de los territorios, como parte del plan estatal, que se cumple al 88 %.

Al abordar la calidad de las entregas, el Ministro destacó que continúa incumpliéndose la Política de la Vivienda en lo relacionado con garantizar la documentación con un año de antelación.

En el caso de los subsidios, se terminan 1 598 células básicas, lo que constituye el 68 % del plan acumulado y el 14 % del año. Los mayores atrasos se concentran en Villa Clara, Las Tunas, La Habana, Santiago de Cuba, Cienfuegos y Ciego de Ávila.

Lo informado dejar ver que el presupuesto del año para este tema se ejecutó al 31 % hasta mayo, con los niveles de ejecución más bajos en Holguín, Las Tunas, Matanzas y Sancti Spíritus; mientras la Isla de la Juventud no tiene ejecuciones.

Con respecto a las viviendas que se terminan por esfuerzo propio, la cifra en lo que va de año asciende a 5 613, lo que representa el 105 % del plan acumulado y el 54 % del año, un resultado superior a las terminadas en igual periodo de 2021.

Otros datos que muestran la intensidad con que debe trabajarse en lo que resta de calendario si se quiere, al menos, rozar lo planificado, indican que solo se han solucionado 453 de los 2 360 planteamientos de la población inscritos en el Plan de la economía de 2022.

La solución de los casos derivados de fenómenos meteorológicos también se ha visto afectada, pues solo se han solucionado 3 999 afectaciones de las   10 523 previstas para el año (38 %).

 

PRODUCIR MÁS DESDE LOS TERRITORIOS

En lo referente a la producción local de materiales, en el Parlamento se destacó que los niveles son inferiores a la capacidad productiva instalada, y están muy por debajo de las necesidades de los territorios.

Por ejemplo, en el caso de las cubiertas sólidas y los marcos de hormigón y otros, solo se cumple un 4 % y un 9 % de aprovechamiento respectivamente, con referencia a la capacidad instalada y a la producción real.

Ante esa situación, la dirección del Micons ha llamado a que las provincias que cuentan con la materia prima canto –Mayabeque, Matanzas, Santiago de Cuba y Guantánamo– incrementen sus producciones y a que crezcan, además, las   capacidades de los municipios que poseen arcilla.

De forma general, aún persisten insatisfacciones asociadas a esta política, un asunto que impacta de forma directa en la población, y en el que tienen que buscarse soluciones parciales y alternativas.

La política de la vivienda, aprobada en diciembre de 2018 e implementada en 2019, prioriza los daños por afectaciones climatológicas, las condiciones precarias, la dinámica demográfica y las personas con escasos recursos.

Además, plantea un programa de diez años para la recuperación del déficit habitacional del país.

Informaciones relacionadas Ramiro Valdés: En el programa de la vivienda hay que ser más creativos (+Video) Sin producción local de materiales de la construcción no crecerá el programa de la vivienda Buscar alternativas para impulsar el sector de las construcciones en el país (+ Video)